El oficio de la cestería, en peligro de extinción, llega a La Sala con uno de sus últimos artesanos

El oficio de la cestería, en peligro de extinción, llega a La Sala con uno de sus últimos artesanos

El oficio de la cestería, en peligro de extinción, llega a La Sala con uno de sus últimos artesanos

•       Honorio Rodríguez tiene 74 y procede de Teror, donde aprendió de niño el oficio  a través de sus vecinos

Las Palmas de Gran Canaria, 25 de mayo de 2016.- El oficio tradicional de cestero, en peligro de extinción, llega al espacio polivalente La Sala de la Fedac de la mano de Honorio Rodríguez de 74 años, de los últimos cesteros activos de Gran Canaria, informó la consejera de Artesanía del Cabildo de Gran Canaria, Minerva Alonso.

Rodríguez obtuvo el carné de artesano en 1993, si bien aprendió el oficio desde pequeño a través de sus vecinos, quienes le enseñaron a elaborar cestos, cestas, barquetas, cajas y otros productos que lucen ya en las estanterías de La Sala, en la calle Domingo J. Navarro, con el mimbre como materia prima principal, y donde además de trabajar de cara al público podrá vender directamente sus productos, tal como les sucedió a las hermanas loceras que desde este escaparate encandilaron a los productores de Allied.

Antiguamente, los cesteros abastecían a los campesinos de Gran Canaria que necesitaban las cestas para el acarreo y almacenamiento de productos agrícolas, sobre todo en los pagos de medianías y norte de la Isla, pues estas zonas húmedas son propicias para el crecimiento de las mimbreras.

Este artista del mimbre procede de Teror, donde pasa largas jornadas en la azotea de su casa elaborando cestas de todos los tamaños y formas, redondos cuadrados y rectangulares, con el mimbre que él mismo cultiva, tal como marca la tradición.

Una vez recogidas las varas de mimbre, las pela y resguarda del sol, para luego iniciar el proceso de fabricación manual de las cestas desde la base, mediante el cruce de las varas, para a continuación levantar las paredes del cesto y finalmente rematar los bordes y hacer las asas.

Quien se acerque esta semana a La Sala de 9.30 a 13.30 y de 16.30 a 20 horas verá la maña de este artesano, entre cuyas obras está la gran cesta que cada año exhibe el municipio de Teror en su carreta durante la Romería de la Virgen del Pino y la de casi dos metros de alto que lució la carreta de Tejeda el año pasado, sin duda cestas de película.



OTRAS IMÁGENES